Ejemplo texto SEO

Remachadoras

¿Has perdido peso y necesitas realizar un nuevo agujero en tu cinturón? ¿Quieres fijar pequeñas placas metálicas y no encuentras ningún tipo de pegamento apropiado? Para eso y mucho más ha sido creada la remachadora, una herramienta industrial que te ayudará en miles de tareas del hogar.

La remachadora es uno de esos utensilios multifuncionales que, en un principio, puedes pensar que no vas a utilizar demasiado, pero tras su compra, te sorprende la cantidad de aplicaciones y usos que tiene.

En este artículo analizaremos las mejores remachadoras del mercado y te aportaremos algunos consejos útiles que te ayuden a elegir el modelo que mejor se adapte a tus necesidades.

Remachadora: guía de compra

Nos gustaría comenzar este post aportando algunas claves en las que debes fijarte antes de adquirir tu remachadora. Se trata de pilares básicos para comprar un producto con cierta calidad y que nos aporte las garantías necesarias.

Hoy en día, existe una gran cantidad de remachadoras de bajo coste cuyos materiales de fabricación y acabados dejan mucho que desear. Esto repercute, como ya puedes imaginar, en su durabilidad y utilidad final.

Fíjate en estos aspectos al comprar una remachadora online:

Uso

Quizás pueda parecer demasiado obvio, pero si estás buscando comprar tu primera remachadora, debes tener muy claro en qué tipo de trabajos vas a emplear esta herramienta.

Si únicamente necesitas realizar pequeños trabajos puntuales, quizás no requieras de una remachadora neumática a la que debas añadir un compresor siempre que quieras utilizarla.

En este caso, te recomendamos optar por una remachadora de tipo manual. Aunque si no quieres realizar tanta fuerza física, una remachadora eléctrica te ahorrará bastante esfuerzo por un poco más de dinero.

Más adelante encontrarás todos los tipos de remachadoras que existen en el mercado y el uso al que están destinadas cada uno de ellas.

La boquilla

La boquilla es la parte final metálica por la que se introduce el vástago y que se encuentra en la punta contraria al mango. Dependiendo del modelo de remachadora que compres, esta puede traer incorporada diferentes tipos de boquillas.

Dentro de la amplia variedad de modelos, es posible realizar una distinción entre remachadoras con boquilla intercambiable y las de boquilla fija.

Siempre recomendamos comprar aquellos de boquilla intercambiable, puesto que te permiten utilizar remaches de distintos tamaños sin la necesidad de cambiar de remachadora. Suelen tener un precio ligeramente superior, pero ahorrarás tiempo y espacio de almacenaje.

El mango

Se trata de una de las partes más débiles de las remachadoras manuales. Cuando vayas a comprar tu remachadora, presta atención en la ergonomía del mismo así como en la calidad en sus materiales. El mango puede aumentar la eficiencia de la máquina de forma considerable y alargar su vida útil.

Bajo nuestra experiencia, los mangos de remachadora más cómodos son aquellos de tipo gomosos con rugosidades y pequeñas hendiduras destinadas a aumentar el agarre de la herramienta.

Tipo de remaches

Este es el factor más determinante a la hora de elegir tu nueva remachadora. Dependiendo del tipo de materiales que quieras unir: metal-metal, tela-madera, madera-metal…etcétera, deberás utilizar un tipo de remache u otro.

Por ejemplo, si necesitas unir exclusivamente materiales blandos, con remaches de aluminio será más que suficiente. En cambio, para materiales duros, recomendamos remachadoras con remaches de acero.

Asegúrate que el modelo que compres especifique el tipo de remache que soporta.

Mejores remachadoras

Elegir la mejor remachadora del mercado no es algo tan sencillo como indicar un modelo concreto o establecer un simple ránking. De hecho, creemos que las mejores remachadoras son aquellas que se adaptan perfectamente a las necesidades de cada usuario. Y estas, pueden ser radicalmente distintas dependiendo de la persona que las vaya a utilizar.

Por este motivo, creemos que tiene más sentido hablar de todos los tipos de remachadores que existen en la actualidad e indicar, para cada uno de ellos, cuáles son sus puntos fuertes y la finalidad con la que están diseñados. De esta forma, serás tú, con toda la información disponible, el que determine cuál es el modelo de remachadora que mejor encaja con tus necesidades.

Remachadora manual

Es también conocida como remachadora de mano o remachadora pop. Está especialmente indicada para particulares que pueden hacer un uso esporádico de la misma.

Tiene un funcionamiento bastante sencillo, selecciona la boquilla que mejor se adapte al diámetro del orificio donde insertarás el remache e introdúcela en el vástago del mismo. A continuación, realiza presión intentando unir ambos mangos y el remache se irá fijando a ambos materiales hasta que finalmente el vástago se parta y queda totalmente fijo.

No puede faltar en tu casa si trabajas con telas o necesitas adjuntar pequeñas piezas metálicas a otras de plástico.  Además, son las más económicas.

Remachadora neumática

La remachadora neumática está especialmente enfocada para uso industrial y es capaz de realizar remaches 100% macizos. Involucra muchas más partes que la remachadora de tipo manual, y requiere de una conexión de aire comprimido que es la que, en última instancia, aporta la presión extra para atravesar ambos materiales.

Existen dos tipos de remachadoras neumáticas:

  • Remachadoras neumáticas manuales: son de menor tamaño y son operadas con la mano. Dividas a su vez en remachadoras neumáticas de impacto y remachadoras de insertos roscados.
  • Remachadoras neumáticas de banco: son de gran tamaño, no son portátiles y requieren de un banco de trabajo, o suelo firme, al que anclar la herramienta.

Remachadora eléctrica

Como si de un taladro eléctrico se tratase, las remachadoras eléctricas incorporan una batería en la parte inferior de la misma.

Evitan realizar el esfuerzo físico que requiere una remachadora manual y están especialmente indicadas para remachados en zonas de difícil acceso.

Su principal ventaja es la comodidad y facilidad de uso que, bajo nuestro criterio, compensan el ligero incremento de precio.

Remachadora profesional

Se trata de remachadoras premium y que tienen una orientación específica para tareas industriales muy concretas.

Entre las muchas acciones que podrían ser llevadas a cabo con este tipo de herramientas es posible incluir la colocación de remaches ciegos, ampliamente utilizados por fabricantes de todo tipo de productos.

Para llevarlas a cabo, se utilizan remachadoras con un sistema de cargador múltiple, que colocan remaches de manera sucesiva sin ningún tipo de intervención manual.

Así mismo, también pueden ser empleadas en la colocación de tuercas y tornillos ciegos.

Remachadora de palanca

La remachadora de palanca es el modelo de remachadora que tiene un menor coste, aproximadamente entre 20 y 40€.

Podría ser incluida dentro de las remachadoras manuales, aunque su punto diferenciador se encuentra en la forma en la que la fuerza es ejercida, muy similar al funcionamiento de unas tijeras de podar.

Es compatible con todo tipo de remaches: de cabeza plana, avellanada y de ala ancha y está pensada para usuarios particulares que no requieran de necesidades demasiado específicas.

Remachadora para cuero

El cuero es un tipo de material ampliamente utilizado en la industria textil, normalmente en bolsos, cinturones y chaquetas.

No existen remachadoras para cuero como tal, pero es cierto que, dependiendo de la forma de tratado de este material, es más recomendable emplear un modelo u otro.

Si requieres de pequeñas acciones, agujeros esporádicos y ligeras uniones, una de tipo manual puede ser más que suficiente. En este caso te recomendamos probar las remachadoras de palanca. ¡Son muy cómodas!

Si te dedicas de forma profesional al trabajo con cuero, recomendamos remachadoras de banco. El esfuerzo a realizar es menor y la velocidad y precisión de tus trabajos aumentarán de forma considerable.

Remachadora textil

La industria textil está plagada de este tipo de remaches para aportar soluciones que permitan crear prendas y zapatos funcionales a la par que estéticos. Pero sucede algo similar al caso del cuero, no se fabrican remachadoras textiles al uso.

No obstante, si es posible destacar que el tipo de remache más empleado en la fabricación de prendas de ropa es el remache tubular y que en las grandes fábricas utilizan exclusivamente remachadoras de tipo neumático.

Formulario de contacto

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios de redacción.    Más información
Privacidad